Salsa Bechamel

Al pensar en bechamel, pensamos en ricos canelones, ricas lasañas, espinacas gratinadas o sandwiches mixtos cubiertos de esta bendita salsa blanca; y estás en lo cierto, con una salsa bechamel, podemos hacer esas y muchas más cosas. ¡A los fogones!

La salsa blanca, tiene tener adeptos hasta el punto que, en ocasiones, la bechamel es la protagonista de la receta en sí. Para ello, claro está, tiene que estar sumamente buena, y eso es justo lo que vamos a conseguir aquí y ahora! Una receta de las de toma pan y moja.  


Ingredientes necesarios para hacer la receta de la Salsa Bechamel

Los ingredientes necesarios para hacer la salsa blanca son:

– 3 cucharadas soperas de aceita de oliva

– 2 cucharadas soperas de harina de trigo

– 2 vasos de leche

– 1 cucharada de postre de nuez moscada

– 1 pellizco de sal

Posibles variantes o ingredientes distintos para realizar la bechamel

Para los amantes de la cebolla, existe la receta también versión cebolla, pese que a mi particularmente me guste más sin, a quien le gusta más con cebolla, le gusta mucho más; por lo que no está de más hacer la prueba entre ambas antes de que decidas cuál de las dos será tu receta estrella de tu propia versión bechamel:

– 3 cucharadas soperas de cebolla picada

Multimedia de la salsa bechamel

salsa-bexamel-casera

El canal de El fogón de Abelart en YouTube:

Echar un vistazo, tal vez te sorprenda.

Preparación de la receta de la salsa Bechamel paso a paso

1.- Encendemos los fogones, y calentamos el aceite.

2.- Con el aceite caliente, depositaremos en él la harina, tal como tamizada, para evitar los grumos ya de entrada. (De oídas se que hay quien le atiza después batidora)

3.- Una vez mezclados el aceite con la harina, ya echamos la leche, la nuez moscada y la sal.

4.- Movemos con movimientos lentos, llegando a ebullición, la mezcla hasta conseguir que la salsa espese. No te extrañes si tarda un poco, ya que es un proceso de 8 o 10 minutos.

5.- Sabremos que la tenemos ya preparada cuando al mover la paleta de cocina, la salsa se resiste a recuperar su forma acuosa, dejándose ver el fondo de la sartén al menos un instante antes de que se junten las olas. Y por supuesto, cuanto más reduzcas la mezcla más densa va a quedar.

Además de los usos normales para completar recetas, se usa para hacer gratinados. Usar la salsa bechamel para gratinar una receta, no tiene un tiempo concreto, simplemente esperaremos a que dore o tueste un poco dentro del horno, ya la tendremos preparada.

Utensilios de cocina empleados para hacer bechamel:

Realmente usamos en ello la sartén y una paleta, cosas que encontramos en cualquier cocina, como utensilios de uso diario.

En esta web puedes encontrar otras salsas para tu deleite. Dale a la que quieras, muy probablemente sean de tu agrado todas:


¿Te apetece compartir esta receta en tus redes sociales? Dale al botón de aquí abajo, elige tu red y comparte esta receta.    

¿Tienes una versión diferente de la salsa bechamel? ¿Me la cuentas en la caja de comentarios? Será un placer probarla!

Compártelo en tus redes sociales:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario